Amazon

jueves, 29 de noviembre de 2012

¡Suelta el pie del acelerador!...vale la pena

Es increíble cuando uno esta trabajando o metido en internet el tiempo vuela y uno vive acelerando y acelerando. Hace unos minutos me llegó este correo. Do nothing for two minutes. Paré lo que estaba haciendo a mil por hora y puse este link y no lo pude terminar. Volví a ponerlo y me pareció una eternidad esos dos minutos. Intente relajarme hasta que finalmente lo conseguí. En verdad vale la pena soltar el pie del acelerador en esta nueva vida tan agitada con la internet y con la nueva generación computarizada. Me ha servido bastante para reconocer que uno pasas las horas sin valorar muchas veces esos minutos que debemos tener para relajarnos, indispensables diría yo. Bueno ahora he puesto en mi barra de favoritos estos dos minutos para relajarme y quiero compartirlos con ustedes. ¿Podrán hacerlo?

martes, 27 de noviembre de 2012

El buen café de Gianfranco


Ahora comparto con todos ustedes este iMovie realizado en la cafetería de Gianfranco. Me encantó hacer las tomas desde la entrada, hasta la barra. Además sólo en esta esquina de Miraflores uno se siente como en casa, tan a gusto y con la atención sonriente de todo el personal que ahí trabaja, creando una atmósfera familiar en la que cada uno se adueña de su espacio para saborear ese delicioso café que nos levanta y encanta. Somos parte de una comunidad de personas que valoramos y apreciamos el buen café de Gianfranco.
También lo puedes ver en Vimeo

sábado, 24 de noviembre de 2012

Gansito y el Príncipe...pintado a mano

Me quedó realmente bonito este T-shirt en blanco. El personaje Goosie o Gansito del cuento Gansito y el Príncipe o Goosie and the Prince. ¡Solamente se necesita pintura para tela y listo! Primero tienen que hacer el dibujo en lápiz pero sin presionarlo mucho. Luego los colores más claros y finalmente los oscuros. Lo ideal es tratar de no usar el negro ya que define demasiado las imperfecciones. Luego de dos días se le pasa la plancha y listo.

¡El regalo más importante de navidad!



Recuerdo cuando era niña teníamos con mis hermanos una colección de libros de tapa dura de Hans Christian Anderson. Era esos libros de cuentos de llamativa carátula en color rojo con increíbles ilustraciones. Entré a buscar en internet las mismas y no conseguí las imágenes que me remontarían a mi infancia. Pero encontré esta carátula con sabor añejo.
La niña que piso el pan, así se llamaba este cuento en el que una pequeña para cruzar un charco puso el pan y por ello le pasaron terribles cosas...finalmente aprende una lección. Cuando uno es niño graba imágenes en su cerebro sin tener control de lo mismo. Luego en el futuro son la explicación a muchos comportamientos. Es por ello que los analistas siempre regresan al pasado, a nuestros inicios para liberarnos de algo que puede estar influenciando en nuestro comportamiento actual. Yo recuerdo que las maravillosas ilustraciones de este cuento de tapa roja que e tenía con un niñito leyendo en la contratapa las pintábamos con mis hermanos con colores. Y con el mejor esmero tratábamos de no pasarnos ni un milímetro de la línea. Lograbamos lindos trabajos aunque para muchos sería un horror pintar un libro. ¡Pero que va, adoré hacerlo!. Inclusive hasta hace poco tenía ese libro pero creo que en una mudanza se me perdió.
También teníamos un rompecabezas de Pinocho, de esos que son muy grandes y que apenas tienen 20 piezas. Muy rápidos para armar, Con mis hermanos poníamos un reloj y hacíamos competencia de quien lo armaba más rápido. ¡Si lo habremos armado mil veces es poco! Juegos tan diferentes a los de  hoy. Justo una amiga me contaba que su nieta de 6 meses ya prende el ipod...plop! -Una locura inadmisible- Es que no nos damos cuenta de lo que parece una gracias es algo terrible para ellos. Otro amigo me comentaba que cuando fue a comer con su hija y tres amigas a un restaurante, cuando volteó a verlas las cuatro estaban con el celular y con ese modo característico de escribir con los pulgares mientras conversaban. -¡Les ordené apagarlos!- me dijo, molesto. Y es que yo misma ahora estoy tomando un cafe y estoy con la cámara, la tableta el celular a la mano. ¡Dios cuanta tecnología al alcance! Pero si no nos desconectamos para tener una vida sana, lo que incluye horas de sueño, comer, conversar lejos de la ansiedad de la dependencia tecnológica vamos a terminar esclavos de la modernidad.
Bueno en mi caso es menos fuerte aunque debo confesar que he pasado cientos de horas jugando en la granja, la ciudad y etc juegos del Facebook, que aunque me entretienen ya estaban convirtiéndose en una dependencia. Si, porque esos juegos te hacen tareas que cuando uno es competitivo te incitan a la manía.  Ahora es bueno jugar mientras no ocupen más del tiempo que verdaderamente merecen. ¿Cuando es un juego y cuando una manía? Eso  ya es tema para un especialista, luego investigaré y se los comentaré.
Como siempre empiezo con una idea y me voy por un sin número de puertas.
A lo que iba, pienso que  esta navidad debemos buscar regalos que le den a los niños esos momentos de descubrimiento, de acción deportiva, de intercambio de vivencias a futuro que puedan ser compartidas, sacarlos del aislamiento tecnológico para ofrecerles puertas a la vida propiamente, alimentando sus recursos humanos y así a la vez los vamos a tener más cerca de nosotros, porque esos momentos que uno disfruta con ellos son imborrables recuerdos para toda una vida.
¡Esta Navidad regala valores para compartir!

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Carátula Merca 2.0...nostalgia de don Paco Igartua


Vi este aviso y aunque se que esta fuera de tiempo, me entretuve haciendo una imaginaria carátula de lo que sería la edición de diciembre de la revista Merca 2.0. (Cambié la letra como a mi me gustaría que fuera, coloqué unas fotos simuladas, las mismas que tomé de internet para darle certeza  a los falsos titulares) En verdad dio nostalgia y recordé mi época de Oiga, semanario de actualidad y también de la revista Trizia, magazín de actualidad. Luego también recordé la revista Signo Educativo del consorcio de Colegios Católicos. En esa época no sólo veía el diseño y diagramación sino también la edición. ¡Qué tardes aquellas! Para los que nunca han hecho periodismo no tienen ni una idea de lo apasionante que puede ser. Cada expresión es un pie a algo creativo y se van tejiendo las noticias más relevantes hasta redondear una idea. 
En un par de horas con esta carátula, me volvieron a la mente tan lindos recuerdos. 
Pero si voy más atrás inmediatamente viene a mi mente Don Paco Igartua, a quien le doy las gracias infinitas por abrirme las puertas a este maravilloso mundo de la edición. Yo empecé como directora de modas de la revista que Él dirigía. Aunque era política la revista habían dos páginas de moda, a veces tres. Pero en esa época para mi era todo un reto. Ir a tomar las fotos, escribir las leyendas y el artículo era todo un suceso. Recuerdo con una sonrisa que renuncié varias veces porque no estaba contenta con lo que hacía. Y don Paco me decía: -Sigue adelante a mi me gusta.
Yo lo miraba y admiraba por su manera de hacer las cosas, escribía unas editoriales notables y no corregía ni borraba nada, su cerebro hilaba la noticia perfectamente y magistralmente. 
Gracias a don Paco y a la confianza que depositó en mi, hoy tengo más de 120 títulos de mi autoría, más de 1000 diseños de libros, mil y tanto revistas diagramas y hoy me resulta tan fácil escribir lo que pienso como lo que diseño. Una palabra en el momento preciso de nuestra vida nos puede dar unas alas  para volar hasta donde queramos llegar.
¡Gracias, don Paco!  

martes, 20 de noviembre de 2012

Artistas de Aurora...amor por el arte



Conocí esta escuela de arte en Miraflores y me quedé gratamente impresionada por lo que vi. Mi vena artista me dice siempre sin temor a equivocarme cuando hay potencial artístico y sobre todo calidad humana. Un equipo muy simpático liderado por su profesora Ana María Dupuy les dejará en este vídeo lo que ellos saben expresar...amor por el arte y compañerismo. 

jueves, 15 de noviembre de 2012

Captain Leo-Exordium

This comic is based on the novel "Grama…possible Eden". The comic "Capitán Leo" was published in Spanish in September 2002 by El Comercio Publishing House whereas the novel "Grama...possible Eden" was published by Bruño Publishing House in 2006. Nowadays, the comic and the novel are being translated in English so they can be shared internationally.

Year 4290

The earth is just a dead planet that spins uninhabited in the space.
When the ozone layer finally disappeared, animals, plants and almost all humanity perished.

People remaining managed to survive by traveling to Blue Terra, a planet similar to the Earth. Unfortunately, this planet seems to be condemned to disappear too.

This leader of the survivors is Captain Leo, a brave scientist that decided to depart in his spaceship to try to find a new place to live and save the humankind.

Captain Leo's team is integrated by extraordinary companions:

Maris, scientist and expert in transforming species using genetic experiments.

Columba. Has the ability to fly with wings that grow from her back whenever she feels danger.

Botswar, half human and half robot.

Traveling into the space they found another solar system that has a new planet similar to the Earth called Grama.

When they landed in Grama, they foun Maridia, a girl who has been chased by a fierce creature called crotka.


Captain Leo manages to destroy the horrible beast and saves Maridia who was really scared. But the story just begins...

Chapter 1

martes, 13 de noviembre de 2012

Capitán Leo-Betsellers-MOBI-BOOK



Encuentra el Cómic Capitán Leo dentro de los Betsellers de Mobi-Book. Disponible para Androide, iPhone, BlachBerry, PC y Windows Phone 7. ¡Increíble! Enjoy!

Personajes principales cómic peruano...Capitán Leo

Botswar, Maris, Capitán Leo y Columba son los personajes principales del Capitán Leo. Si aun no conoces el cómic Capitán Leo puedes ver este link con el primer capítulo. También ver la presentación en You Tube

lunes, 12 de noviembre de 2012

Capitán Leo. iMOVIE

video
Ahora ya pueden ver al Capitán Leo en un resumen del Capítulo 1 del cómic. Con esto da una idea de como sería una película ¿No sería genial? ¡Los sueños pueden ser realidad! Nos vemos en el cine... 

miércoles, 7 de noviembre de 2012

El deseo en el Puente de los Suspiros- CIUDAD JOVEN TOMO I

El deseo en  el Puente de los Suspiros
            Cuculi, una alegre y despreocupada adolescente, paseaba con su mejor amiga por los grandes almacenes de una tienda miraflorina en busca de un lindo vestido para un concurso de canto en el tradicional distrito de Barranco.
-Te lo dije, Cuculi. Aquí no podremos comprar nada, es demasiado caro para nosotras.– apenada le decía Rosita a su inseparable amiga.
–Deja de lamentarte, Rosita. Ya encontraremos algo. Mira, allá están las ofertas.
Y en verdad tenía mucha razón la joven Rosita, por más que buscaron y rebuscaron por toda la tienda, nada se ajustaba al presupuesto que tenían. Pero Cuculi desde muy pequeña siempre ambicionaba lo que no podía tener. 
Ambas estudiaron desde inicial en un colegio religioso y pasados los años las dos se graduaron al mismo tiempo. Compañeras de carpeta toda la vida. Se conocían a la perfección y aunque Rosita sabía de la debilidad de su amiga, siempre era tolerante con ella porque había perdido a sus padres en un accidente y vivía sola con su abuelita. Ahora se preparaban para el gran concurso, «La Flor de la Canela», en una peña barranquina. La idea de participar fue de Cuculi ya que ambas cantaban en el coro del colegio y tenían una voz privilegiada. Después de dar varias vueltas en la tienda, Rosita finalmente logró convencer a Cuculi de comprar una tela para confeccionar los trajes del concurso.
Aunque sumamente mortificada, Cuculi aceptó ir al Centro Comercial Gamarra a comprar la tela y los adornos porque los precios eran muy económicos. Luego, se fueron a la casa de Rosita a pedirle a su madre que se los confeccione.
-Gracias, doña Teresita. Verá usted que vamos a ganar esos tres mil soles y así le devolveremos los gastos de la confección.- le decía muy convencida Cuculi a la amable señora.
-No te preocupes, hijita. Yo lo hago con el mayor de los agrados. Ustedes ensayen con ahínco, además, el concurso está cerca.
Así lo hicieron las dos jóvenes. Todas las tardes después del colegio se quedaban en la casa de Rosita para ensayar. La base del concurso era que las canciones tenían que ser de la compositora peruana Chabuca Granda, de allí el nombre: «La Flor de la Canela», que era precisamente la canción que cantaría Rosita. Cuculi escogió José Antonio, otra linda melodía. 
Así pasaron tres semanas entre idas y venidas a la casa de Rosita y en la confección del traje, que por indicaciones de la exigente Cuculi, la pobre señora había desatado varias veces. Y es que en su afán de verse delgada, Cuculi había bajado mucho de peso.
-Ya, niña. Si sigues adelgazando no te va quedar el traje nunca, además, estás muy linda así.
Contrario a su amiga, Rosita comía todo el día de puros nervios. Tenía pánico de la llegada del día del concurso. Al revés de su amiga, cada semana su madre tenía que aumentarle una talla del vestido.
-Escucha bien, Rosita. Que sea ésta la última vez que arreglo el vestido. O dejas de comer, o lo vas a reventar el día de la actuación.
-Lo siento, mamá. Es que tengo los nervios de punta de pensar que me voy a presentar en esa gran peña. La verdad, creo que no estoy preparada.- al escucharla, Cuculi saltó de su asiento y le dijo.
-¿Qué hablas, Rosita?, tú tienes mejor voz que yo, además, es el tema principal del concurso, así que ni te preocupes. El primer lugar y el segundo están garantizados con nosotras.
Hasta que llegó el gran día. Rosita no pudo pegar los ojos toda la noche, en cambio, Cuculi durmió muy bien soñando en ganar el concurso.
-Salgan de una vez, el taxi está en la puerta. Deja ya de tocarte el cabello, Rosita. Estás muy bien y tú, Cuculi, no te olvides de las entradas, acuérdate que tenemos que recoger a tu abuelita. 
A toda carrera entraron al auto y en el camino Cuculi tarareaba la canción José Antonio mientras con las palmas se acompasaba. Rosita la miraba nerviosa y las rodillas le temblaban. En un momento su mamá le tomo la mano y le dijo:
-No te preocupes, hijita. Sé que lo vas hacer muy bien.
Al llegar, una cola de dos cuadras daba la vuelta a la gran casona, frente al Puente de los Suspiros, un tradicional y conocido lugar barranquino con hermosos faroles y un sendero empedrado con casas muy antiguas a los costados, justo debajo del gran puente de madera. Al verlo, la abuelita dijo:
-¡Qué bello lugar! aún con el paso del tiempo no ha perdido su belleza. Antiguamente, los enamorados pasábamos sin respirar todo el trayecto, convencidos que si pedíamos un deseo, se cumpliría. Yo con mi marido, que en paz descanse, la primera vez que pasamos, pedí casarme con él y mira que se cumplió mi deseo.
No bien terminó de hablar la abuelita, Cuculi jaló a su amiga hacia el puente y le dijo:
-Corre, Rosita. Aún hay tiempo de pedir el deseo.
Ambas pidieron lo mismo, ganar el concurso y regresaron al lugar escuchando el murmullo de las jóvenes, algunas tan nerviosas como Rosita, otras tan seguras como Cuculi. Una vez que entraron tuvieron que despedirse de la señora Teresita y de la señora Margarita, la abuelita de Cúculi, quienes se acomodaron en la primera fila en el gran patio preparado para la ocasión, justo detrás del jurado. Distraídamente veían las grandes celebridades de la música criolla desfilar por ahí, mientras la abuelita se encargaba de contarle a la señora Rosita sobre las fiestas de su época en el parque de Barranco, muy cerca del lugar.
  El ruido cesó cuando las luces se dirigieron hacia la hermosa terraza, donde apareció el maestro de ceremonias caminando pausadamente, haciendo sonar la suela de sus zapatos contra los grandes tablones del piso en un hermoso zapateo al compás del cajón. De  pronto, un caballo de paso apareció en el gran patio moviéndose al mismo compás de la música, como es característico en este hermoso caballo peruano. El chalán regalaba rosas al público y la gente  aplaudía entusiasta.
Acabada la presentación, fueron desfilando una a una las jóvenes intérpretes. La gente aplaudía acaloradamente a la que mejor cantaba. La señora Teresita y la abuelita Margarita se sentían muy contentas. Estaban muy seguras de Cuculi y Rosita, dando el triunfo de antemano. 
De pronto, anunciaron a Cuculi. La señora Teresita se paró para aplaudirla, recibiendo un silbido de los familiares de la competencia. Mortificada, se sentó y entre dientes le dijo a la señora Margarita: 
-Recién ahora verán lo que es bueno, já.
Muy dueña de sí y con una seguridad avasalladora, Cuculi se adueñó del escenario. Las palmas no se dejaron esperar y se oían elogios de los miembros del jurado. Tanto éxito tuvo, que el público empezó a corear. «Otra canción ...viva la mejor». 
El maestro de ceremonia se acercó a la joven y siguiendo las recomendaciones del respetable le pidió a la niña que cante otra canción. En ese momento, Cuculi se puso nerviosa. Esa era la única canción que había ensayado. Bueno, no la única, también sabía de memoria la canción de su amiga. Volteó hacia donde estaba ella y la quedó mirando. Rosita la aplaudía a rabiar al igual que el público que cada vez más exigente, pedía otro tema.
Sin poder detenerse Cuculi les dijo:
-Gracias por el aplauso, voy a cantarles el tema del concurso. Para ustedes, con mucho cariño, «La flor de la Canela»- la madre de Rosita no podía creerlo. ¿Qué iba a cantar su hija ahora?. La abuelita también estaba consternada por la actitud de su nieta y preocupada por la reacción de la señora Teresita quien balbuceaba incoherencias. Cuando la canción terminó, el público levantado de sus asientos aplaudía sin cesar.
Cuculi se fue contentísima hacia su amiga quien con lágrimas en los ojos le dijo:
-¿Qué voy hacer ahora?, no sé otra canción...- sin  poder continuar con lo que decía, oyó su nombre para salir al escenario. Cuando lo hizo, los acordes de la canción empezaron a sonar y la gente fastidiada no bien empezó a cantar la silbaron y abuchearon.
-No, otra vez la misma no. Que cambie de canción.
La niña no pudo soportar la presión del público y salió corriendo del escenario. La señora Teresita corrió a su encuentro, no sin antes acercarse a Cuculi, quien nerviosamente se refregaba las manos.
-Eso no se hace, niña. Hay algo más importante que todos los premios y que no tiene precio, se llama lealtad. Y déjame decirte que tú no la tienes. ¡Cuánto lamento haberte acogido en mi casa!- le dijo indignada.
Finalmente, llegó el fallo del jurado dando como ganadora a Cuculi, mientras Rosita no dejaba de llorar por la vergüenza que sentía. La joven ganadora entre una mueca que simulaba una sonrisa no podía ocultar su tristeza entre cientos de papelitos de colores y globos que caían del techo como fin de fiesta. Al mirar el tumulto de gente, logró ver la cara triste de su abuelita. Giró hacia el escenario y moviendo la cabeza de un lado a otro recibio el micrófono.  Luego de tomar una gran bocanada de aire, se dirigió al jurado y les dijo:
-Agradezco a todos ustedes el premio, pero en verdad no lo merezco. Yo canté la canción de mi mejor amiga que durante semanas había ensayado conmigo y por eso conocía muy bien la letra. Al sentirme ovacionada por este caluroso público decidí cantarla y con ello no le dí la oportunidad a Rosita de concursar. Quisiera pedirle disculpas a ella, a su madre, la señora Teresita, quien con tanto cariño confeccionó los trajes que hoy llevamos puestos y a mi abuelita que se encuentra presente. Quiero decirles también que sólo aceptaré el premio si lo comparte Rosita conmigo.- sin más palabras que decir, la joven se quedó quieta. El público enmudeció.
La abuelita Margarita asentía con la cabeza la decisión de su nieta y orgullosa derramaba unas lágrimas. Mientras tanto, una tímida joven se hacía paso hasta el estrado. Pausadamente, Rosita se acercó a Cuculi y con un abrazo la perdonó. 
El público nuevamente ovacionó a las jóvenes pidiéndoles que cantaran juntas. Ambas rieron nuevamente ante la algarabía de todos los presentes y los deleitaron con las canciones ganadoras mientras la señora Teresita aplaudía sin parar junto a la abuelita Margarita, quien le decía:
-Errar es humano, perdonar es divino. Los tiempos cambian pero los sentimientos no, como decía mi finado esposo.- luego de escucharla, de un sobresalto doña Teresita codeaba a la abuelita diciéndole: 
-¡El deseo, se cumplió el deseo del Puente de los Suspiros!- ante la risa cómplice de la abuelita.
Autora: Patricia Fernandini León

Ventas Bepafel: Ventas de libros Bepafel

Ventas Bepafel: Ventas de libros Bepafel: Ahora puedes comprar todos los libros de mi autoría con el mejor precio del mercado. En este blog se ira publicando los detalles de cada ...

Ventas Bepafel

Ventas Bepafel

Más vídeos de BEPAFEL (lista de reproducción)